¡Los berrinches!😨😰

Las rabietas o berrinches son parte normal del desarrollo. Ocurren más entre las edades de 1 a 3 años, muchos niños tienen más berrinches antes y durante el desarrollo de lenguaje. Antes de que los niños puedan expresarse en su totalidad por medio del uso de palabras, se frustran, una manera fácil de expresar esa frustración, ya sea hambre o descontento es irrumpiendo en berrinches para lograr lo que necesitan.

A veces es muy difícil 🤦🏻‍♀️ para nosotros calmar un berrinche, pero hay dos ocasiones que no debemos ignorarlas: 

  • Si su niño corre riesgo físico de salir corriendo o está expuesto a algún peligro; en este caso, deténgalo y sujételo firmemente.
  • Si su niño está dando golpes o mordiendo, deténgalo de inmediato y asegúrese de hacerle saber que este comportamiento no es permitido, cambiándolo físicamente del lugar del suceso.


Los berrinches suelen calmarse después de los 3 años, aunque no desaparecen completamente. Su hijo se vale de los berrinches para obtener lo que normalmente necesita. Los niños pequeños necesitan mucha firmeza y claridad sobre los límites que se le marcan a su comportamiento. Esfuércese por mantener la calma y ser constante. 👧🏻👶🏻🧒🏻

Muchas de las rabietas y el mal comportamiento que aparecen más tarde durante la adolescencia, pueden tener su origen en la infancia. Para sobrevivir un berrinche. le brindamos algunas ideas que le pueden ayudar:

1️⃣Préstele suficiente atención a su niño y elógielo cuando se esté portando bien. Sin embargo, no piense que si un niño tiene más berrinches que otro niño es porque usted no le está poniendo suficiente atención. La personalidad moldean muchos comportamientos, incluyendo las rabietas y berrinches.

2️⃣Durante un berrinche, dele control al niño sobre cosas pequeñas. Ofrezca pequeñas opciones para que pueda elegir, en vez de hacerle preguntas que sólo requieran de un sí o un no.

3️⃣Distracción. Lleve al niño a otra habitación. Ofrézcale un juguete más seguro, un libro o bien, cante una canción.

4️⃣Elija que batallas librar y adáptese cuando pueda. A veces hay que ceder un poco para llegar a un acuerdo; lo cual está bien. Sin embargo, es clave ser consistente todos los días para reducir la intensidad y la frecuencia de los berrinches. Por ejemplo, ya es hora, puede cambiar por sólo 5 minutos más. 

5️⃣Sepa cuáles son los límites de su niño. Obviamente, algunos días son más difíciles que otros. 

6️⃣No ignore comportamientos como el golpear, el patear, el morder o lanzar cosas. Aplique una política de cero tolerancia para esta conducta.

7️⃣Prepare a su hijo para que logre aciertos. Si los berrinches irrumpen al máximo cuando su niño tiene hambre, tenga una merienda saludable lista cuando se encuentre fuera de la casa. Si suceden cuando su niño está cansado, dele prioridad al sueño/siesta incluso si no puede hacer ciertas cosas. A veces vale la pena y resulta mejor para todos.

8️⃣Dese un respiro cuando lo necesita. Túrnese con el otro padre o algún familiar cuando sienta que su frustración aumenta.

 

Puede no ser evidente a primera vista, pero aplicar la disciplina y ser estrictos es una forma de amor y atención. Los niños necesitan saber lo que está bien y lo que está mal y tener límites muy claros de comportamientos.